viernes, 6 de abril de 2012

Les géants.

Les géants.

Trailer en su versión original.

Crítica.

La verdad, este año he tenido el placer de ver más cine belga que en cualquier otro año. Supongo que se debe a la coincidencia entre el estreno de una película de los hermanos Dardenne, la nominación al Oscar de “Bullhead” y el triunfo europeo de “Les géants”. Y reconozco que mis experiencias con las tres son desparejas, algunas me han dejado mucho más frío que otras, pero en definitiva siempre he intentado extraer de ellas lo positivo. La imaginación de una, la dolorosa bofetada que te da la otra, pero me cuesta destacar algo de la tercera. Y no porque sea mala (al contrario, es sorprendentemente buena), sino porque todas sus virtudes están alineadas, a un mismo nivel: no hay cosas excelentes que hacen que un director no esté atento a otras más flojas. Parece que la perspectiva del cineasta, Bouli Lanners, es lo suficientemente abarcativa como para ofrecernos una obra suficiente en todo sentido: cerrada, amarga, por momentos sobrecogedora, por momentos reflexiva.

“Les géants” narra la historia de tres jóvenes, que no superan los quince años, y que ante la ausencia de sus padres (trabajan, viajan) intentan “remarla” solos. Hay una imagen que sintetiza el mensaje: un joven le pregunta a otro cómo ha aprendido a remar, y éste le contesta que ha aprendido solo. Estos “gigantes” deben rebuscársela para ser sus propios padres, para contenerse a sí mismos, para equivocarse y pensar cómo hacer las cosas bien. Un entramado durísimo sobre la madurez, con situaciones bastante buenas (no demasiado retorcidas, ni complejas) que cubren un escueto metraje que, comento anecdóticamente y no porque realmente interese, no excede los 75 minutos de duración. Aún así, es lo suficientemente buena como para encerrar en ellos todo lo que quiere decir, sin quedarse con palabras en la boca. No ayuda, quizá, que los tres jóvenes protagonistas no sean demasiado talentosos, pero aún así sirven como un sostén básico de la película, que no la perjudica en nada.

Sí la engrandece el talento de Gwen Berrou, quien en pocas escenas te mira fijamente y te deja atónito. Le bastan unas pocas escenas para lucirse, como (para mencionar a alguien) Jacki Weaver en “Animal kingdom”: atroz, desesperante, hipnótica. Cierra un drama notable, con escenas antológicas (aunque algunas estén medio traídas de los pelos, como la del picante, o la persecución de la policía al principio) y un final magnífico, poderoso, sobre el mayor derecho de todo ser humano. No sé si “Les géants” le hace honor al título, pero estoy convencido que es lo suficientemente grande como para ver y disfrutar.

Puntuación: 7/10 (Notable)

3 comentarios:

Dialoguista dijo...

Me convenciste, la voy a ver!!!

Emilio Luna dijo...

Le sigo la pista desde Cannes amigo!!Eres el primero que conozco que la vio. Tiene buena pinta. Me ha gustado tu crítica. Un abrazo!!!

Mario Salazar dijo...

Visto bien parece un filme interesante, lo de los jóvenes valiéndose por sí mismos. He visto poco cine belga que provoca curiosidad, no es muy popular, parece más bien un añadido del arte francés pero habrá que estudiarlo más a fondo, voy a tenerla presente. Un abrazo.