martes, 3 de abril de 2012

Los juegos del hambre.

The hunger games.

Crítica.

Cuando un trabajo que arde y duele como una bola de fuego gigante a una velocidad infinita, está acompañado además por una buena inversión millonaria bien devuelta por el público, estamos frente a una de las películas del año. Puede gustar, o no, pero tiene a la crítica y al público de su lado. Quizá no un apoyo unánime ni fuerte, pero el necesario para no ser una “adaptación literaria multimillonaria” más, sino un trabajo meditado y logrado. Me uno a ambos grupos, a la crítica y al público. La disfruto en ambos roles, que aunque no parezca, suelen ser muy distintos. Y anticipo desde ya: “Los juegos del hambre” acabará siendo un éxito en todo sentido. El despliegue artístico es superior a prácticamente cualquier otro trabajo presentado durante el año 2011, lo que da una visión (ojo, es algo precipitado pensar en esto) de que el 2012 se viene con todo. Grandes megaproducciones que calarán hondo, y ésta ha de ser la primera que llega sana y salva. Una producción poderosa.

Con un elenco que reúne a grandes estrellas del cine, como Jennifer Lawrence (Lazos de sangre), Josh Hutcherson (Mi familia), Toby Jones (Infame), Donald Sutherland (Orgullo y prejuicio), Woody Harrelson (Larry Flynt), “Los juegos del hambre” adapta la novela homónima de Suzanne Collins con una trama bastante interesante, una distopía sobre el mundo dentro de un siglo (se me ocurre compararla con “La antena”, aunque si mal no recuerdo, no hay precisión temporal) donde la manipulación es un personaje más. El futuro nos trae un argumento llamativo: doce distritos envían anualmente a dos jóvenes para competir en un reality televisivo donde el objetivo es sobrevivir. De los veinticuatro participantes, solamente uno quedará vivo. Y para hacerlo, tendrán que realizar todo lo que esté a su alcance. Desde mentir, fingir, hasta matar (de hecho, échense abajo la idea de que el héroe tiene la conciencia limpia). En este sentido tiene cosas muy profundas, y sobre todo, muy actuales. El modo en que la televisión puede jugar con las vidas de las personas (a veces de forma extrema, como se ve en “La muerte en vivo”), y en que sus participantes se despojan de su propia personalidad para hacerse un lugar entre el público. Todo está pensado, ¡todo! (inclusive las cosas más insólitas), para imaginárnoslo como algo actual: una realidad que puede parecer engañosamente futurista a simple vista, que es un espejo de lo que sucede hoy.

Sin haber leído la novela, tengo la impresión de que es una gran adaptación. Dirige Gary Ross (responsable de la nominada al Oscar “Alma de héroes”), un hombre que en una década finalmente ha madurado / aprendido a dirigir. Acá hace un trabajo excelente, y es más que destacable. Luego, la música de James Newton Howard, la fotografía de Tom Stern y los impecables trabajos de vestuario y dirección artística (entre primitiva y futurista, una combinación que funciona) completan un panorama más que alentador para una saga naciente. Tiene algún giro molesto, casi infantil, pero mínimo y suficiente para irritar un poco. Le juega en contra, desde luego, y rebajan la emoción y la calidad del conjunto (aunque comprendo que sirve para solidificar el discurso). De mayor a menor, eso sí, aunque con una resolución inteligente, sutil, abierta a nuevas posibilidades que, dentro de lo previsible, pueden volverse alucinantes. Manipuladora o no, “Los juegos del hambre” nos hipnotiza, nos obliga a caer en la trampa. ¿Pero qué podemos hacer, cuando no hay cosas mejores? Señoras y señores, la primera gran película del año.

Puntuación: 7/10 (Notable)

2 comentarios:

Cinespera dijo...

Estoy deacuerdo con la nota..
Una de las grandes sorpresas del inicio del 2012, para entretenimiento es muy buena, y la concepcion de la historia en si bastante original.

Por otro lado Jennifer Lawrence lo vale. esta actriz va camino al exito total...

En cambio Hutcherston no me convencio..

Lo que es impresionante es el exito taquillero que esta logrando en EEUU

Saludos!!

Mike Lee dijo...

Tengo ganas de verla. Al principio, la propuesta no me convencía demasiado, pero su éxito abrumador el fin de semana de su estreno la ha convertido en una de las sorpresas de la temporada.

¡Saludos!