domingo, 20 de mayo de 2012

Babel.

Babel.

Trailer en su versión original.

Crítica.

Representación del mundo globalizado actual, que experimenta con el juego de contrastes entre el progreso formal de la comunicación y, paradójicamente, las enormes dificultades a la hora de llevarlo a la práctica. “Babel” reúne a algunos de los mejores actores del mundo y les confunde las lenguas. Están en distintos y distantes puntos del mundo, pero curiosamente están mucho más cerca de lo que parece. Porque el dolor es universal. Alejandro González Iñárritu, junto al guionista Guillermo Arriaga, proponen un estudio sociocultural sobre las relaciones entre seres humanos: analizan el prejuicio, el malentendido, el error, como formas cotidianas que impiden la fluidez comunicativa y, en términos bíblicos, no contribuyen a la construcción de la torre, que es la prosperidad del mundo, el entendimiento. Personajes que se equivocan, que no pueden escuchar, que no quieren escuchar; personajes que culturalmente se ven condicionados a accionar de otra forma, son los que enriquecen esta forma de hacer cine: comprometida, crítica, analítica, necesaria.

La película narra cuatro historias individuales, conectadas por un hecho trágico. Durante las casi dos horas y media, atravesamos el mundo, pero también el tiempo: vamos y venimos, para comprender cómo se vive una situación que todos entienden (la violencia, casi un idioma universal) en los distintos continentes. Cate Blanchett y Brad Pitt son un matrimonio de turistas, Adriana Barraza es la encargada de cuidar de sus hijos, Gael García Bernal es su sobrino, Kôji Yakusho, un padre viudo que debe hacerse cargo de su hija, Rinko Kikuchi, una muchacha sordomuda con problemas para sociabilizar con los demás (principalmente consigo misma). La trama es sencilla, pero su significación histórica y cultural es mucho más compleja de lo que a simple vista puede parecer. Desentraña los procesos interactivos y los trabaja a fondo.

“Babel” me parece una película extraordinaria. Ofrece un panorama desolador, de un indiscutible carácter realista, que cuenta una “historia de historias” sin rodeos, de forma por momentos chocante, pero que se siente alucinante. Gran trabajo detrás de las cámaras, de todos los que han aportado algo para hacer de Babel una película mejor. Y delante de las cámaras, mejor ni hablar. Los intérpretes se comen la pantalla a bocados, principalmente el elenco femenino, que transmite esa sensación desgarradora de quien cree haberlo perdido todo, principalmente en unos cuarenta minutos finales durísimos. “Los crié como si fueran mis hijos”, dice ella. “Pero no son sus hijos”, dice él. No sólo uno de los tantos momentos donde los personajes entienden mal la realidad: también uno de los tantos momentos donde la película es tan intensa, que probablemente te empiece a arder el corazón.

Puntuación: 10/10 (Sobresaliente)

3 comentarios:

daniel dijo...

Obra maestra indiscutible y suscribo todas tus palabras... aunque debo decir que no me parece una sencilla premisa, pero bueno, eso es lo de menos, porque encierra un cúmulo de metáforas que se desarrollan ampliamente y en los cuales Iñarritu junto a Arriaga desnudan un mundo en el que el caos apremia. Es interesante y muy profundo el título, que fue lo primero que aplaudí cuando terminé de ver la película, porque es perfecto. Y qué decir de las actuaciones y la exquisita banda sonora, definitivamente es una película de 10 :) y me encanta que te haya gustado.

Un abrazo my friend.

Anónimo dijo...

Menuda plasta de pelicula. Pretenciosa a más no poder.

Tuchet9 dijo...

La gente que dice que esta película es pretenciosa suele estar acostumbrada a que el director los trate de imbéciles y les exponga todo sin más; pues en éste mundo decadente del entretenimiento audiovisual, la regla del ''Muestra, no cuentes'' ya ni se respeta. Veo que ni siquiera se molestan en revisar la cantidad de subtexto que tiene, pues se nota que hay un exhaustivo estudio sociológico detrás y ni hablar de la excelente dirección que le da su toque psicológico.
Lo único que le encuentro de malo a ésta película es que en la historia de la niña japonesa se busca una conexión con las otras dos de una forma MUY evidente y pobre, pero creo que no es algo que impida verla gracias a todo lo que comprende la obra en sí.
El que encuentre este film como nada más 3 historias pretenciosas dividas es sencillamente ignorante.
- 9/10