sábado, 19 de mayo de 2012

La reina en el palacio de las corrientes de aire.

Luftslottet som sprängdes.

Trailer doblado al español.

Crítica.

El final de Millennium, de Lisbeth Salander y de la saga más apasionante de la última década (con el permiso de “El señor de los anillos”). Se rumorea que la trilogía literaria ha sido pensada como una saga bastante más larga, aunque la muerte del autor ha dejado esta historia a medias. Una lástima, en verdad. De cualquier forma, el cine le rinde homenaje a Stieg Larsson con las adaptaciones. Todas son tan buenas (algunas más que otras, cabe aclarar) que es difícil estar contento al ver que una trama que recién empieza, ya se acaba. Y puede dar la impresión de que, por este motivo, “La reina en el palacio de las corrientes de aire” es la más floja de las tres (es la única que no explica su título, algo que me pone bastante nervioso). No digo que no. Soy consciente de que no está a la altura de la primera. Pero cierra bastante bien todas las subtramas que quedan abiertas (con cientos de personajes que a veces exceden nuestra capacidad memorística), pese a la sensación que dejan los personajes protagónicos (que sin dudas daban para más: el autor tendría planes para ellos en un contexto distinto al del díptico que conforman “La chica que soñaba con un fósforo y un bidón de gasolina” y ésta, con nuevos misterios que resolver en nuevas dos horas y media.).

Con lo ambiciosa que es la industria del cine, no creo que sea inteligente pensar que todo se termina acá. Más, cuando el argumento ha pisado Estados Unidos, con una industria que no tiene inconvenientes en darle una continuación basada en alguna idea original a la trilogía de ¿Fincher?, o de quien sea. Pero en lo que respecta a Suecia y sus “Millennium”, puede ser que se respete al autor. Esperemos que así sea, aunque nos cueste el “ignorar qué sucede después”. Esta tercera entrega da todas las respuestas con un trabajo espectacular de montaje y un muy buen guión adaptado, sin olvidarnos de la siempre efectiva Noomi Rapace en el rol de la hacker punk Lisbeth Salander. Ella es uno de los tantos puntos positivos de la película en particular, y de la historia en general. Punto que no se ha sabido aprovechar en la remake americana con Rooney Mara, que no está a la altura.

Pero al margen de las comparaciones, que a veces son inevitables, “La reina en el palacio de las corrientes de aire” rueda sobre un asfalto virgen: por primera vez en ocho horas, ha aprendido a “ser efectiva en la largada”, que suele ser medio lenta y perder ritmo. Acá, los primeros cuarenta minutos son vertiginosos, tiene una pequeña caída en el segundo tercio y acaba con todo. Trepidante e inteligente. Los cabos quedan atados y dan un cierre más que decente a este romance oscuro y peligroso, bastante bien logrado. ¿Que ha podido ser mejor? Sí. ¿Que vale la pena verla? Sí. ¿Que deberías hacerlo de inmediato? Sí. ¿Que le doy una buena nota? También. Un gran final.

Puntuación: 6/10 (Buena)

3 comentarios:

Álter alma dijo...

También recomiendo que las vean, pero reconozco que por momentos, en especial la 3a y última parte, se hace algo lenta y densa. Así lo veo yo :)

Manderly dijo...

Sí, parece que al final Millenium se queda en una trilogía, a pesar de que su autor esperaba escribir más.
Creo que de las tres películas la mejor es la primera, sin duda. La versión americana es técnicamente mejor pero la Lisbeth sueca se asemeja más a la del libro.
Saludos.

magu dijo...

RODRIGO
Pensé que era cómica
interesante

avisame sobre todas las c´riticas que tengas de pelis francesas nuevas, me gusta mucho DANIEL AUTIL y GERARD DEPARDIEU pero comedias solamente.bue, saludos