miércoles, 20 de junio de 2012

4 meses, 3 semanas y 2 días.


4 luni, 3 săptămîni şi 2 zile

Trailer subtitulado al español.

Crítica.

Compitiendo contra una gran cantidad de buenas películas en la selección, “4 meses, 3 semanas y 2 días” se ha convertido, hace cerca de cinco años, en la ganadora de la Palma de Oro en el Festival de Cannes, premio que el jurado otorga a la mejor película del certamen. Y me extraña pensar que haya sido un resultado justo, ante tanta excelencia, considerando que su mayor logro, y seguramente el que la ha acercado de un empujón al galardón, ha sido provocar al público a través de cierta/s imagen/es de alto impacto, sostenida/s durante casi medio minuto. Puedo mencionarla/s tranquilamente, pero no corresponde. Es indiscutible que aporta fuerza a la tragedia, y abre un abanico de emociones durante unos veinte minutos finales muy tensos. De hecho, ha sido una carta bien jugada, pero me molesta pensar que no haya nada mejor en casi dos horas de metraje que tomar el atajo fácil.

Anamaria Marinca, la protagonista, quizá sea el segundo elemento que la convierte en una película especial. Realiza un trabajo difícil, pero sabe manejar las emociones, sacrificándose ante la cámara y ofreciéndonos algo alucinante, una de las joyas interpretativas más valiosas de aquel año. El resto del reparto acompaña en la frialdad de una Rumania devastada social, política y económicamente, pero más allá de eso, en la frialdad de una mujer sin nada que perder, y en la presión de otra que tiene todo para perderlo. De ahí, el plano final, que sabe reflejar cuánto le ha golpeado la situación a una y a la otra, que es terrible como se lo ve, y que mantiene la línea de todo lo que se ha visto antes. Doloroso, vacío y triste.

Lo que el cineasta logra con el tiempo es algo maravilloso. Cuesta creer/pensar en películas europeas de un estilo similar que logren no aburrir al espectador en casi dos horas. Cristian Mungiu sabe dónde poner los acentos, aunque quizá no tanto las palabras –no creo que algunos diálogos contribuyan a delinear el carácter de las dos mujeres, o que tengan alguna otra utilidad práctica-: sabe filmar en espacios cerrados pero no demuestra tanto estilo en espacios abiertos (habrá que ver si logra mejorar en su nuevo producto, “Beyond the hills”). De cualquier manera, crea una atmósfera que encierra todo lo que tiene que decir, y difícilmente te deje indiferente durante un tiempo. Es recomendable para aquel que se atreva a experimentar algo nuevo, una de las mejores películas rumanas que se han distribuido en mucho tiempo, y una alternativa para apegarnos a la idea de que “menos es más”.

Puntuación: 7/10 (Notable)

2 comentarios:

daniel dijo...

A mi me parece soberbio cómo maneja la tensión y la forma de recrear la historia. Esos silencios, esas pequeñas frases, esas actuaciones. Me encanta.
Un abrazo.

plared dijo...

La acabo de ver y me ha gustado, en especial el ambien te que recrea. Frialdad seria la palabra. Dura historia muy bien narrada y eso que comentas, quizas efectista, pero funcionar lo hace. Cuidate