jueves, 9 de agosto de 2012

Entre los muros.

Entre les murs.

Trailer subtitulado al inglés.

Crítica.

Después de separar dos categorías, una que alude al sistema educativo y otra que alude a la educación, podemos llegar a convenir que no hay demasiadas películas mejores que “Entre los muros” que analicen tan precisamente la dinámica del sistema educativo (es decir: la primera) y la relación conflictiva entre docentes y alumnos, que traduce asimismo otras confrontaciones sujetas a lo más profundo de la adolescencia, como la rebeldía contra las autoridades y el deseo de un libre albedrío que siempre es peligroso en manos poco responsables o inexpertas. Con el galardón máximo que puede obtenerse en el prestigioso Festival de Cannes (la Palma de Oro en el año 2008, que le ha impedido –por consiguiente- triunfar en la ceremonia de los Oscar), “Entre los muros” es un docudrama que se aleja del cliché y que se enfoca pura y exclusivamente a acercarnos a los focos más interesantes del ciclo lectivo, donde el pluriculturalismo y la discriminación son el pan de cada día, permitiéndonos sacar nuestras propias conclusiones y a realizar nuestras propias lecturas frente a la catarata de innumerables debates que emergen como plantas en la tierra fértil, y que en medio de las lluvias copiosas pueden llegar a generar, contra todo pronóstico meteorológico o intuitivo, frutos imperecederos.

Describir el argumento de esta película es algo complicado. Uno debe limitarse a explicarlo en función de lo que es de raíz: una especie de documental, que como tal, invita a revisar una serie de cuestiones ligadas al campo donde la cámara las investigue. Entre los muros, sí, y junto a adolescentes apáticos y docentes que abusan de la autoridad que un título les concede, pero también entre los muros que cierran nuestro mundo y nos impiden mirar más allá. Es la concentración de las escuelas, pero también nuestra concentración ideológica, nuestra irrevocable necedad. Es por eso que la película se torna mucho más interesante, porque parte de la base de que, como seres humanos, todos somos individuos que se equivocan. Aún aquellos que éticamente no deben hacerlo. Y señala una serie de situaciones donde este tipo de cosas se ve. Donde las preguntas y respuestas ganan en agresividad desde ambas partes, y restan en conocimiento; donde el respeto se destiñe rápidamente y da lugar al descontrol; donde el compañerismo y el cooperativismo ceden a la intolerancia y a la dispersión. Laurent Cantet, un cineasta de primera (encargado de obras como “Recursos humanos” o “Bienvenidas al paraíso”) entrega uno de los mejores trabajos de los últimos tiempos. Una obra acabada, sí señor, perfecta dentro de los límites que el director se entrega a sí mismo, dos horas de cine en estado puro, que no deja indiferente a nadie. Lo peor que puede pasar es que alguien se sienta estafado o aburrido por un ritmo típicamente francés: y es lo peor, porque esquiva la hipnosis de una realidad arrolladora y evita ver de frente lo que pasa día a día al ritmo de un ciclo lectivo que agota, y donde son mayores las pérdidas que las ganancias. Imprescindible.

Puntuación: 9/10 (Excelente)

2 comentarios:

HALBERT dijo...

Te felicito por esta reflexión. Coincido plenamente y está dentro de la valoración que le he dado. La he visto 3 veces, y no me cansaría sentar a verla ahora mismo. GRAN PELI!!

Pabela dijo...

Como profesora de Lengua justamente, al igual que el maestro de la historia y quien escribió el guión, debo decir que JAMAS en la vida me sentí tan terriblemente identificada con esta película. Nunca vi algo tan real como este film. No por el personaje en sí, que tiene algunas cosas reprochables, sino con la ambientación, las problemáticas, los detalles extraordinarios que sólo alguien de este ambiente puede entender y visualizar. Lo que justamente peca este film es que quizá para el espectador que no está dentro de este sistema, que solo ha pasado por el colegio como estudiante y ya, puede aburrirle o sonarle exagerada o vacía. Bueno, gente, dejenme decirles que no, veanla así tal cual porque es muy real y eso que plantea una problemática más bien acotada a Francia!!!