viernes, 31 de agosto de 2012

Rain man.

Rain man.

Trailer en su versión original.

Crítica.

No sé cuál ha sido la última película medianamente pasable de Barry Levinson. Creo que es la ganadora del Oscar “Rain Man”, con fecha de estreno hace casi veinticinco años. Y si nos ponemos a analizarla minuciosamente, no es tan buena. Representa el cine de los años 80s, combina algunos de los elementos más comunes de aquella época (la música, el género de las road movies), le añade el componente melodramático de la enfermedad, la idea de “intolerancia que se vuelve tolerancia” con el correr de los minutos, y nada más que merezca mención en este párrafo. Se oye como algo bastante mediocre: se me viene a la mente otra ganadora del Oscar, “Conduciendo a Miss Daisy”, un triunfo – si me permiten- sumamente aberrante para cualquiera que haya apreciado alguna de sus competidoras. “Conduciendo…” tiene un estilo similar: dos personajes que se van queriendo con el tiempo, la vejez como componente emocional, y aunque no es una road movie, hay un “recorrido”, un camino que ellos siguen durante, si no me falla la memoria, cerca de veinticinco años.

Aunque no me convenzan, todas estas particularidades son más que suficientes para ganar premios. Cualquier película que tenga todo esto, tiene serias posibilidades de triunfar en cualquier premiación. Pero “Rain Man” tiene algo más, no mucho más, pero sí algunas cosas que me gratifican bastante como espectador. Veamos: es un drama con tintes humorísticos que narra el viaje que emprenden un sujeto bastante hosco y ambicioso (Cruise) y su hermano, bastante mayor (Hoffman), autista, y “nuevo” (ya que nunca le han dicho de ningún hermano), con quien no logra conectar en un principio. Las intenciones de esta pequeña odisea van cambiando, y la conexión se va haciendo más fuerte. Creo que no hay demasiado que decir sobre dos actores impresionantes como éstos. De Hoffman, que todos los premios que ha ganado por su personificación de Raymond, son merecidos. Su trabajo es fabuloso, creíble, mesurado y acertado. Pero quien más me sorprende es Tom Cruise, cuya actuación celebro, ofreciéndome una performance casi perfecta, descontrolada, cínica, fastidiosa, pero finalmente entrañable. Es que el dúo funciona, y eso permite que “Rain Man” se haga mucho más entretenida de lo que es. Dos horas que nunca decaen, y que de menor a mayor (aclaro: comienza flojeando, y mejora hacia el final) van reparando los errores anteriores. Al final, queda esa sensación de satisfacción, a pesar de todo. Nos olvidamos un poco de que el guión funcione como “folleto de una enfermedad” y recordamos algunas situaciones divertidísimas, tan bien logradas, que sorprenden. No es una gran película, pero esconde una historia de familia (su mayor acierto: la cuestión del rain man, y demás) con cierto encanto, algo conmovedora y muy bien interpretada.

Puntuación: 6/10 (Buena)

3 comentarios:

deWitt dijo...

Yo confieso que es una película que nunca me ha atraído especialmente. Hace unos días, leía en "Conversaciones con Billy Wilder" (Cameron Crowe) como el director alababa el trabajo de Cruise en detrimento de Hoffman e, incluso apuntaba esa moda de interpretar a personajes con algún tipo de incapacidad como seguro para obtener premios y alabanzas. Quizás tuviera razón.

Un saludo

plared dijo...

Como dices un folleto lustroso, quizás nada mas , pero entretenido si es. En cuanto a Cruise un pedazo de actor muy infravalorado por la mayoría de la critica y muchos espectadores. Su papel en magnolia clamaba un oscar. En fin....Saludos

Mike Lee dijo...

Me encanta la relación entre los dos protagonistas y la interpretación del dúo Hoffman-Cruise.

¡Saludos!