domingo, 30 de diciembre de 2012

Valiente.




Crítica.

“Valiente” [“Brave”, M. Andrews, B. Chapman, S. Purcell – 2012]


Nuevamente Disney y Pixar vuelven a dar cátedra de animación con “Valiente”, un largometraje con un par de puntos novedosos que vale la pena destacar. El primero, es que el rol de la guerrera lo tiene una mujer: ella es princesa, y domina el arco como ningún otro hombre en el reino. El segundo, es que no tengo registros de Pixar contando la clásica historia de una princesa, lo que parece dejarnos en claro que se trata de un trabajo donde el sello Disney puede distinguirse en mayor medida que el del estudio que todos los cinéfilos admiramos, a pesar de que haya hecho cosas como “Cars” y “Cars 2”. Es que la trama podrá ser típicamente Disney, y en sí bastante simple y no tan ambiciosa en lo moral, pero marca un nivel de producción inalcanzable, donde los personajes y los escenarios adquieren un realismo sobrecogedor, cuadro a cuadro, que enriquece todo aquello que vemos. El cabello rojo de Mérida, los fueguitos azulados, le dan una luminosidad que contrasta a la perfección con lo que se quiere contar: ante todo, una intrincada odisea de una adolescente rebelde que ha cometido un error fatal y quiere remediarlo inmediatamente. Aunque a veces, como dicta la lección, eso no es suficiente.
Mark Andrews, Steve Purcell y Brenda Chapman están a cargo de la dirección: hay un notable trabajo de ellos para recrear este universo medieval, algo que realizan con total soltura. Si algo no puede criticárseles, es que “Valiente” es algo que se ve bien, y punto. Luego está el guión, sobre la idea original de Chapman, que sin alcanzar la excelencia y aun siendo imperfecto, logra esquivar las moralejas y el drama lacrimógeno de las anteriores obras del estudio Pixar, principalmente las más aclamadas. Esto no significa que sea inferior a las otras, y realmente no lo creo: es algo distinto, un canto a la autodeterminación, a la igualdad de género, y ante todo, al respeto absoluto de la institución familiar, real, en una especie de homenaje a la gran familia que ha dejado en tierra Steve Jobs, a quien está dedicada la película en los créditos finales.
El inicio, así como muchas de las ideas más brillantes, bien pueden alcanzar un nivel de repetición tan constante como irrisorio, un error en el que están cayendo muchas producciones últimamente, que sufren de la inseguridad y creen que enfatizando sus brillantes ideas pueden sacar un desastre a flote. Lo bueno, al menos en este caso, es que “Valiente” dista mucho del desastre, y no necesita de un prólogo que parodia, o así parece, a “Diario de una princesa”. Bien puede necesitar del humor que le hace falta para cubrir estos blancos, pero que tampoco se hace realmente necesario. La misma acción parece ser la rueda que hace funcionar a este novedoso largometraje animado y cobrizo, con coreografías de violencia tan bien filmadas que sorprenden. También se vuelven un hilo conductor las canciones, en este caso varias lo suficientemente buenas como para marcarlo: dos de ellas, puntualmente simpáticas y medianamente profundas, son “Touch the sky” e “Into the open air”, que musicalizan dos pequeñas odiseas donde Mérida se entrelaza con la naturaleza, aunque de maneras totalmente opuestas y en circunstancias muy diferentes.
La cuestión, es que la flecha roza el blanco con dirección de expertos. No es lo mejor dentro de la animación, pero es una labor loable considerando el nivel del corriente año. Claramente dividirá al reino de las opiniones, y lastimará a quienes siendo tan fanáticos de “Wall·e” y “Up”, sientan que “Valiente” es el segundo tropiezo consecutivo de un estudio que empieza a mostrar públicamente las costuras. Lo cierto es que, si ponemos la mente en blanco, seguramente nos sentiremos atraídos al curso de los acontecimientos, a la agilidad con la que interactúan los personajes (pese a que muchos secundarios estén desaprovechados), a esa magia que emana el lugar: una oscuridad por momentos embriagadora y, aunque a veces engañosa, será la que nos haga pensar, y no tan equívocamente, en que estamos frente a una gran película.
Puntuación: 6/10 (Buena)

1 comentario:

Mario Salazar dijo...

Escribo aquí que pronto veré Lincoln y Rebelle y quiero llegar virgen. Además me encanta la animación. Brave me la salté, mi intuición me dijo que no era tan buena, pero al final adquirí el Dvd y voy a verla, no espero mucho, sobre todo como dicen que Disney a primado, sin desmerecer esa parte de mi infancia con ellos que guardo con cariño, pero bueno Pixar era otra cosa, sin embargo como en todo, el tiempo y la creatividad hacen su jugada, pero todavía tienen para rato, ya la recupero y a ver si me gusta a fin de cuentas. Feliz 2013. Un abrazo.