lunes, 10 de diciembre de 2012

Votos de amor.



Crítica.

“Votos de amor” [“The Vow”, M. Sucsy - 2012]

Channing Tatum, además de una máquina de protagonizar malas producciones cinematográficas, trabaja en un estudio discográfico. Rachel McAdams, la simpática protagonista de “Diario de una pasión” y otras tantas mucho mejores, trabaja en un estudio donde esculpe algunas obras maestras incomprendidas. O malas. Se enamoran. Tienen un accidente justo cuando están a punto de tener sexo. Él sale bien parado. Ella ha perdido la memoria de los últimos años, y vaya casualidad, son los años que ha vivido en pareja. En otras palabras, esta versión trágica y sensiblera de “Como si fuera la primera vez”, apunta a la reconstrucción de un amor envuelto en la niebla del olvido, alojado en un lugar del cerebro al que ella no puede acceder con sus recuerdos. En un lugar del alma al que nosotros intentamos acceder con las claves emocionales de una película romántica y romanticona, aficionada a la cursilería (sino vean la escena del gas adentro del automóvil) y a los lugares comunes.
Repetir las mismas palabras que suelo mencionar en todos los dramas románticos puede sonar molesto para los asiduos lectores de este blog. Las voy a mencionar todas juntas en una especie de sucesión, para dedicarme de lleno a las cosas buenas, que sorprendentemente las tiene y no son tan pocas como puede esperarse: previsible – tonta – excesivamente dulce – poco creíble a pesar del aviso al inicio (inspirada en hechos reales) – manipuladora – típica – previsible (¿o ya lo dije?). En fin, todo lo que puede esperarse de un romance made in Hollywood, más aún con semejantes actores (jóvenes, él un poco más que ella; bellos). Pero en cierto modo mejorado. Más allá de que respeta el estereotipo de tragedia rosa, intenta aportar cierta autenticidad. El final no es el más fácil (tampoco el más arriesgado), y eso es un punto a favor. Los intérpretes, por momentos, aportan una genuina emoción que logra trasmitirse al espectador. Y Rachel McAdams, que es grandiosa, logra adueñarse de todos nosotros con la misma sonrisa con la que seduce a Cillian Murphy en “Vuelo Nocturno” (mala elección aquella), y con una mirada enternecedora. Asimismo, hace que lo cotidiano (los desayunos de la pareja, los diálogos) sea todo lo natural que les permite un guión torpe.
En síntesis: no, no es tan mala. Tampoco la recomiendo, porque creo que seguir haciendo películas como éstas es navegar en aguas fáciles. El éxito está asegurado, las tramas son obvias, y por más que pongan de secundarios a Jessica Lange o a Sam Neill, no hay demasiado que hacer. Noto ciertas ganas de darle a “The Vow” un aire característico, personal. El director no se luce acá, pero probablemente haga trabajos satisfactorios a posteriori, si sabe escoger los caminos correctos. El comienzo no es tan malo, insisto. De hecho, es casi mejor que “Diario de una pasión”, otra oferta bobalicona con la que se enamoraron todos los púberes, y que, déjenme reconocerlo más allá de mi relación con ese romance en particular, ha revolucionado el género con una historia clásica. Algo es algo. Si alguien va al cine a contribuir con la bolsa de recaudaciones, aunque ese sujeto sea bastante crítico, puede no llegar a sentir culpa. Y hasta el mismo curso de la tragedia puede llegar a manipular a este tipo de espectadores, si le toca algún punto débil. Por el momento, presiento que uno puede dar limosna por medio de la renta de DVD, y seguro estoy de que sentirá todavía menos culpa. Y así, finalmente, ganamos todos. Que es, en pocas palabras, el fin de una obra comercial en particular, y de la industria cinematográfica en general.
Puntuación: 4/10 (Regular)

1 comentario:

Mario Salazar dijo...

Mira la coincidencia, esta Channing Tatum, parece que me persigue desde que hable mal de él, ahora he visto que esta nominado como actor a los choice critic por 21 jump street, serie que adoraba y que por supuesto me negué a ver la adaptación cómica de ella, quizá por eso le tenga algo de arritmia, pero bueno, ya no mucha, creo que es auténtico, porque hace trabajos de acuerdo a lo que representa. Esta no creo que la vea, pero quien sabe, estoy saturado de cine comercial, lo veo con entusiasmo pero cuando se trata de algo como Argo o Batman, es decir cine masivo de muy buena calidad. Aunque para que mentir uno disfruta a veces de algo como magic mike, ya que de vez en cuando pones el piloto automático y te dejas llevar sin problemas. Diario de una pasión me produjo ideas encontradas, me parece bueno el feeling -el reencuentro en la lluvia es muy sublime- pero también te sentías como un diabético frente al azúcar. Estupenda crítica, con un toque sarcástico y salvando virtudes en medio de lo que es. Un abrazo.