sábado, 4 de febrero de 2012

Anonymous

Anonymous.

Trailer subtitulado al español.

Crítica.

Roland Emmerich dirige su mejor trabajo hasta el momento, y no lo digo porque se encargue de representar una hipótesis histórica que no considera los escritos de William Shakespeare como suyos. Todos saben cuán lejos llega mi simpatía por el presunto escritor británico, pero lejos de cualquier corazonada, e intentando ser lo más objetivo posible, “Anonymous” es una gran película. Sobre el territorio inglés de hace medio milenio, filma las paredes de las fosas que se han cavado y que se intercomunican en la sombra, bien hondo, resguardando misterios, amores prohibidos, rencores. Todo aquello que hoy notamos enterrado, las personas, las relaciones entre ellas, son un misterio que esta producción intenta sacar a la luz. Pero sobre la superficie, prevalece la palabra, el mensaje. Pueden morir las personas, pero si han hablado con honestidad, seguramente sus escritos no mueran jamás.

“Anonymous” nos hace viajar en el tiempo, atravesando estaciones que marcan el retroceso de los años. Quizá en el primer tercio, puede volverse un poco fastidioso que se muestre algo breve y se retroceda, pero a la larga tiene sentido. Todo parte desde un prólogo excepcional, que tiene como objetivo envolver al espectador, cosa que finalmente hace (aunque dentro del túnel del tiempo pueda perderse entre tanto lío), y detrás de todas las decisiones tomadas hay varios mensajes. El mejor de todos, en mi opinión: no importa tanto el hombre que haya marcado el papel con su pluma, sino lo que haya conseguido con lo producido. Acá, que sea de Roland Emmerich no debe ser impedimento para verla, o razón para no creerla seria: la sensación que deja esta gran tragicomedia histórica es rara, pero positiva. Y por momentos, me atrevo a decir que está iluminada y parece bastante inteligente; en otros, bueno, toma las alternativas fáciles y se vuelve bastante bobalicona, pero igual de accesible.

Por otro lado, también muestra cómo los medios de comunicación (en aquel entonces el teatro) son canales mediante los cuales se reproducen discursos entre grupos de poder, entre fuerzas y resistencias, por lo que el escenario adquiere una importancia preponderante. Nominada al Oscar a mejor vestuario, es uno de los trabajos más aceptables, que intenta romper constantemente los arquetipos de las producciones de época, muy inteligente en la ambientación histórica. Sus fallas no son muchas: el elenco está totalmente desperdiciado (más, teniendo a Vanesa Redgrave), su duración es excesiva y, por ser que lo que quiere exhibir no es tan complejo como se muestra, pudo haberse simplificado. Llega un momento en el que uno está exhausto, pero siempre hay un as que da un buen remate. No es una cosa extraordinaria, pero es una oportunidad de ver las cosas desde otro ángulo.

Puntuación: 6/10 (Buena)