miércoles, 9 de mayo de 2012

Los infiltrados.

The departed.

Trailer subtitulado al español.

Crítica.

Cuando se enfrenta un arma cargada, ¿cuál es la diferencia entre ser un policía o un delincuente? “Los infiltrados” trabaja con la prenoción de que existe un abismo entre la policía y el delincuente, más o menos el mismo que existe entre el bien y el mal. E intenta ir contra ella, inicialmente mostrándonos dos bandos en un peligroso juego de traiciones y alianzas ocultas. La policía estatal y la mafia, en líneas muy generales. Nuestra idea al comenzar la película es que A se enfrentará a B, y B se enfrentará a A. Pero pronto, nuestra sensación de que todo es tan fácil habrá cambiado. Martin Scorsese, galardonado con el premio Oscar, rompe con toda categorización y barrera. Es un juego de “todos contra todos”, con infiltrados, traidores y bastante violencia. Algo que se materializa a lo largo de las casi dos horas y media de metraje.

Con un elenco estelar, que reúne a grandes actores como Jack Nicholson, Martin Sheen, Ray Winston, Mark Wahlberg, Matt Damon y Leonardo DiCaprio, “Los infiltrados” hace un estudio minucioso de Boston, la ciudad donde toma lugar la acción, y de todas las ciudades donde toman lugar todas las acciones del día a día. Y quizá el primer acierto de esta premiada película es ubicar la acción “hace unos años”, eternizando lo que sucede, convirtiéndolo en algo “actual” para las próximas generaciones. Después de todo, la violencia no es algo que se vaya a erradicar muy pronto, y se es consciente de ello. Pero no es el único acierto que se ve. Los personajes son magníficos, todos y cada uno de ellos tiene más de una cara, y es apasionante cómo se trabaja cada caso en particular (ni hablar de todos en conjunto, con un montaje final apoteósico incluido, y un último plano tremendo), algunas escenas y diálogos son tan divertidos como aterradores, y tiene un as bajo la manga de apellido Nicholson, que roba toda la atención del espectador. Es muy difícil que, con todo lo que esta gran obra tiene para ofrecer, llegue a aburrir. Al contrario, es intrigante en todo momento.

También siento que, tratándose de Scorsese, no es lo suficientemente oscura. Y me refiero a los espacios físicos, no a la indiscutible oscuridad que generan las miradas paranoicas y las inacabables sospechas: no hay un cuidado de la escena (que es la ciudad: pero casi todo transcurre de día), y puede que a muchos no les resulte importante, aunque a mí sí. Me queda debiendo la atmósfera terrorífica de, para mencionar, un drama no tan terrorífico en sí mismo como “Taxi Driver”. Pero sin comparar, no existe coherencia entre figura y fondo, ni siquiera un contraste divertido o experimental. Aunque no afectan el conjunto, que se siente vertiginoso e igual de impactante como las innumerables balas que se disparan. Algunas, haciendo aún más rebuscado un guión con múltiples personajes, que pueden resultar agotadores. Pero ¿qué más da? Es divertido ver cómo se disparan, de forma despiadada, sin emoción alguna. Y genera mucha felicidad a quien desea ver un espectáculo. “Los infiltrados” es como la descripción inicial del film, una bala que se desarma en varias partículas que son cortantes como navajas. La trayectoria es veloz, y el alcance es grande.

Puntuación: 7/10 (Notable)