sábado, 12 de enero de 2013

Act of valor.

Crítica.
[“Act of valor”, S. Waugh, M. McCoy – 2012]

Hay películas, que inesperadamente, ya sea por su bajo perfil, o por su temática, funcionan como pequeñas sorpresas que marcan al espectador. “Act of valor”, dirigida por Scout Waugh y Mike McCoy, es una de las obras más sorprendentes que nos ha dado este año. La trama se enfoca en el grupo Seals, con misiones para la protección de la nación americana. Está conformado por un numeroso grupo de hombres que día a día ponen su vida a los pies de Cristo, o Christo (literalmente), que dejan a sus familias en sus hogares, muertos de preocupación, y que dedican su vida a proteger a los otros, aunque ellos mismos estén desprotegidos. Este thriller de acción, de alguna manera, funciona como un homenaje para todos aquellos hombres abnegados que sirven al país por medio del ejército, para lo que se necesita mucho más que coraje, valentía: se necesita pasión.
Respeto muchísimo el trabajo de estos hombres, pues su labor es indispensable para evitar cualquier acto que atente contra la armonía colectiva. No así, al homenaje. “Act of valor” cuenta una misión de rescate y, con ella, la búsqueda de un contrabandista buscado internacionalmente, con una extensa red de tráfico a través de los continentes. Apasionadamente, por así decirlo, esta pequeña producción repleta de bochinche y explosiones, desde el primer minuto hasta el último, busca narrar este rescate extendiéndose casi a las dos horas, algo que puede resultar riesgoso. Pero lo que es peor, lo hace apoyándose sobre la fantasía de que no hay ejército como el americano, y por supuesto, ensalzando su actividad. ¿Alguno se quejó de “Argo”, esa gran película de Ben Affleck, por su exceso de patriotismo? Creo que nadie ha visto, evidentemente, el film que hoy les traigo. Es tan empalagosamente patriotista, que algún apasionado contra los Estados Unidos puede llegar a desmayarse. Y no hay momento de este largo drama, donde elija ser otra cosa. En ningún momento se vuelve una trepidante cinta de acción, como tantas que hay, o un profundo drama de reflexión, con voz en off incluida (que la hay, por inútil que sea), sobre el papel que ellos cumplen en el plano nacional e internacional.
Es raro hacer una crítica de una película como “Act of valor”, básicamente porque me ha tenido en suspenso durante dos horas de mi vida, pero pensando en cualquier otra cosa que no sea, por supuesto, el drama de los personajes. Llega un punto, en que la muerte, la sangre, las explosiones y los tours intercontinentales propios de los films de espionaje (con imágenes que anuncian, “Costa Rica”, “Ucrania”), no nos importan un comino. Y si vamos al caso, creo que a ningún argentino tiene por qué importarle. Después de todo, parece una grabación casera de entrecasa, de no ser por los efectos visuales y sonoros, que son demasiados. Creo que es una de esas obras que no tienen razón de ser, ni de ser distribuidas. De última, no está mal que los estadounidenses se emocionen de la romántica visión de los autores sobre el ejército, pues alimentan la ingenuidad del pueblo. Pero no puedo decir que me involucra desde lo personal, porque no lo hace en ningún momento. Sufro deseando que termine, y me arrepiento terriblemente de haber perdido el tiempo. “Act of valor” es sorprendentemente desastrosa, una de las más decadentes producciones del género: debe ir a parar al medio de la fogata.
Puntuación: 1/10 (Pésima)