domingo, 27 de enero de 2013

Los vengadores.



Crítica.

“Los vengadores” [“The avengers”, J. Whedon – 2012]


Joss Whedon dirige esta explosiva nueva producción de la Marvel Studios, que es, para quienes desconocen del tema, la productora que suele adaptar grandes cómics de grandes superhéroes, y hacer pequeñas películas con grandes recaudaciones. En este caso, “Los vengadores”, intenta ir un poco más allá y explorar el universo que surge de la confrontación de héroes individuales, muchos de ellos con su propia película. ¿Cuál es su contribución a la cinematografía como arte? Posiblemente muchos no hallen la respuesta a este interrogante, pero si la hay, me atrevo a decir que mucho tiene que ver con la experimentación, esa con la que también se ha atrevido a jugar el maestro Woody Allen, cuando ha ideado una máquina del tiempo que logra encastrar pasado y presente de manera tan natural, y jugar con las hipotéticas vinculaciones de los artistas que se encuentran en la mítica y romántica París de los ’20. Desde el increíble Hulk hasta el rígido Iron Man, una variada gama de individuos con grandes poderes se reúne, una vez más, para salvar al mundo de la apocalíptica catástrofe. Con villano incluido, y genialmente encarnado por Tom Hiddleston (quien asimismo interpreta a F. Scott Fitzgerald en “Medianoche en París”, la mencionada obra de W. Allen), este nuevo referente de la ciencia ficción se cuela como uno de los más grandes fenómenos dentro de los habituales blockbusters del género.
Como he dicho, su ingenio está en experimentar. La premisa dista de ser sólida, pero es legal, y respetable por su originalidad. La película se divierte e intenta divertir, y tal vez lo logre con algunos predispuestos a hacerlo, pues trata de dispararnos con chistes a una frecuencia adrenalínica y torpe. Chistes que surgen de la insólita relación entre sus partes, desde luego, de la lucha de egos, y de los puntos débiles que cada uno lleva consigo. Son todo lo geniales que la propia premisa se permite, y limitada por sus propias dificultades (así como por su implacable grandilocuencia), acaban volviéndose lo que, cuantitativamente, la hace diferente a otros trabajos del género. Y me permito decir, que el cine de superhéroes, nunca ha recibido la ternura de los críticos. Yendo más allá, gracias a las contribuciones de Christopher Nolan, muchos críticos se han ablandado, atreviéndose a llamar “cine” al “cine de superhéroes”. Pero seamos honestos, no son demasiadas adaptaciones las que merecen aplausos. Todas siguen los mismos patrones: las mismas bandas sonoras, trepidantes escenas de acción, innumerables efectos especiales, sonidos secos, humor en momentos de gran tensión, slow motion, uso del fuego, y muy de vez en cuando, un comentario político. “Los vengadores” tiene todo esto, incluyendo lo último: puede parecer tonto, pero muchos la consideran “cine político” porque dice una frase sobre el nazismo y una frase sobre la Segunda Guerra Mundial.
Aunque innegablemente es una película entretenida, y parte desde un origen diferente al usual, no deja de ser más de lo mismo. Recicla todos los lugares comunes que alguna vez han sido desechados por gente harta de lo mismo, y al regenerarlos, sigue perpetuando estos mismos lugares, y hartando a la gente. Parte de un ciclo que, en el camino, permite que las productoras ganen millones de dólares, y que las familias pierdan cientos de pesos. Una parte interesante del negocio, que demuestra que cuando de blockbusters mediocres se trata, uno no debe medir su calidad en lo formal, sino en la taquilla. Y como me niego a pensar en que una película es buena sólo porque reúne sumas millonarias, esas que a Tony Stark pueden parecerles bestiales, prefiero seguir enroscándome y criticándolas, que es lo único que está a mi alcance. “Los vengadores” es un promedio de todas las películas de Marvel, ni más, ni menos. Una mezcla que, en resumen, es ridículamente alentadora, y muchos que se quedarán pensando en ella, reconocerán que la obra los ha manejado a su gusto. Tiene un magnetismo, el de toda entrega de este estilo, que nos hace correr a la par de sus historias. No es la obra definitiva del género, pero aún así, sin ser una buena película, merece mis respetos.
Puntuación: 5/10 (Floja)

2 comentarios:

Dante Martín (Criticón 5.1) dijo...

Buenooo, no recuerdo si a ésta le dí un dos o un tres. Y vas y la apruebas.
Eres pura sorpresa Rodri. xD

Oye, a todo esto, te echo de menos en facebook y en los canales de cine. ¿Donde andas??? Has desaparecido sin dejar rastro (menos mal que has dejado tu blog para localizarte) :)

Un abrazo!

Dialoguista dijo...

Yo también vengo a ver qué pasó que no se te puede encontrar en facebook. No se te ocurra borrar el blog eh!!! :)