sábado, 12 de enero de 2013

Ralph, el demoledor.



Crítica.

“Ralph, el demoledor” [“Wreck-it Ralph”, R. Moore – 2012]


Este año, ha tenido la particularidad de tener desastrosos trabajos de animación. La mayoría de los directores y guionistas, como he mencionado en otras críticas, pensó que la elaboración de largometrajes de tono gótico era una posibilidad de innovar. Yo no creo que tenga que ver con eso. Pero de la nada, aparece “Ralph, el demoledor”, una película capaz de sorprender por su imaginación. El retorno de Disney, pero no tan rosa como en “Valiente”, y mucho más comprometido con el entretenimiento. Dirigida por Rich Moore, esta producción nominada a los Globos de Oro y a los premios Oscar, cuenta la historia de Ralph, un villano de un juego descontento consigo mismo, que decide fugarse de su videojuego e ingresar en otros, para probar que puede ser bueno, ganar medallas, y gozar de los privilegios que otros tienen. En esta odisea, descubrirá el valor de la amistad, y sobre todo, su propio valor humano. Puede parecer algo cursi, pero este largometraje ofrece placeres que van más allá de una simple sinopsis, que no refleja con precisión todo lo que transmite. Y no estoy diciendo que se trata de una obra maestra, simplemente de una idea buena, capaz de homenajear al mundo de los viejos videojuegos, con una animación decente (tal vez no la mejor del año), y sobre todo, con momentos de humor espectaculares.
Uno de los grandes logros de “Ralph, el demoledor”, es el amor que el director le profesa a sus personajes. Después de todo, son pequeños figurines, algunos más pixelados que otros, pero no hay discusión de que el diseño físico y psicológico de ellos es impresionante. Muy difícil no conectar emocionalmente con la niña, quien da un vuelco de ciento ochenta grados desde su primera aparición hasta la última. La historia detrás suyo, sin ser previsible, es perversa y genial, y su relación con el más apestoso de los cerebros, Ralph el bruto, el demoledor, el destructor, es bastante tierna. Los personajes secundarios cumplen, sobre todo Félix, aunque falte explotar alguna historia en particular. De todos modos, creo que la construcción de este universo virtual es única, y se lo debemos a Moore, cuyo trabajo ha logrado introducirnos en lo imposible: También gozamos de algún que otro placer visual, aunque si se quiere, a pesar de lo arriesgado de la idea, puede ser un punto en contra. Las secuencias de mayor nervio o acción pueden no estar a la altura del resto, lo que no necesariamente significa que no son buenas. Pero creo que a estas alturas, uno no puede hacer otra cosa que agradecer una oferta tan interesante como ésta, donde se nos muestra que tal vez haya vida detrás de las maquinitas electrónicas que alguna vez hemos jugado. Una especie de “Toy story”, pero superior, sumamente divertida, profunda, agradable.
Se me ocurre pensar que, de todas las películas animadas este año, “Ralph, el demoledor” es la única que puede dejar satisfechos en partes iguales a los niños y a sus padres. Después de todo, son estos últimos los destinatarios de esta gran postal del entretenimiento. Y los niños, simplemente son los herederos de esta generación, que Moore recuerda con simpatía, ofreciéndoles una llamativa y colorida producción, para que los más apasionados vean y sean capaces de sentir que sin armas, y solo con un edificio que se construye y destruye, uno puede disfrutar. Que equivale a, por supuesto, sentir que con “Ralph, el demoledor”, uno puede no sólo disfrutar, sino creer en los amplios límites de la cinematografía.
Puntuación: 7/10 (Notable) 

2 comentarios:

Luciano Sívori dijo...

Disney lo hizo de nuevo. Los efectos especiales son bárbaros y los pequeños detalles suman mucho para los fanáticos de los videojuegos retro como yo

La trama es sorprendentemente buena. No creí que iba a emocionarme tanto con la historia, con las metáforas que tiene y la relación de Ralph con la nenita molesta.

¡Gran nota! ¡Felicitaciones! Yo también redacté mi propia crítica de esta peli. Te invito a que te des una vuelta para comentar y opinar.


Crítica de Ralph: http://on.fb.me/102m3be

¡Saludos!

Luciano // https://www.facebook.com/sivoriluciano

sofia martínez dijo...

Un film muy entretenido, la animación está muy bien logrado. Wreck-it Ralph es una buena película para ver en familia, que disfrutarán mucho más los chicos pequeños y los adultos que hayan jugado a alguno de los tantos videojuegos aquí expuestos. Un gran reto que, de la mano de Rich Moore, cobró sentido. No se la pierdan.