domingo, 13 de enero de 2013

Seis sesiones de sexo.



Crítica.

“Seis sesiones de sexo” [“The sessions”, B. Lewin – 2012]

Y llegó el día en que John Hawkes decidió sacarse la ropa de actor secundario, y tomó las riendas de un muy difícil protagónico. Al parecer, existió un excéntrico poeta, Mark O’Brien, cuyo cuerpo estaba prácticamente paralizado, y tenía serios problemas pulmonares. Y el intérprete, finalmente, se calzó la cama, el tubo, y asumió la dura tarea de encarnar a un sujeto con intenciones de darse a sí mismo una segunda oportunidad. “Seis sesiones de sexo” no pudo haber tenido una mejor traducción, a pesar de que el número, luego, sea discutible: después de todo, esta comedia sexual no gira alrededor de otra cosa que no sea su iniciativa de tomar seis sesiones con una terapeuta del sexo, para poder controlarse y perder su virginidad. Ella, Helen Hunt, es una mujer casada, que tiene bien en claro cómo es su trabajo, aunque no cuenta con que la vida, como siempre, puede ser bastante impredecible. Así, el camino de ellos se cruzan, así como pasan por la vida de él otras dos mujeres dispuestas a cambiarle la vida para siempre.
A pesar de tratar un tema tan delicado como la enfermedad, y más puntualmente la parálisis (tan bien retratado por Schnabel en “La escafandra y la mariposa”, por ejemplo), Ben Lewis, director y guionista, decide nunca caer en los lugares comunes, ni en el drama lacrimógeno, y en cambio prefiere escoger la vía humorística, la vital energía del personaje principal, un sujeto genial. Es una buena táctica, considerando que historias como estas, pertenecientes al género dramático, llueven a montones. “Seis sesiones de sexo”, en ese sentido, es un soplo de aire fresco, una trama chiquita, a veces exageradamente explícita, sobre cómo nunca es tarde para volver a amar, y a su vez, sobre la importancia del sexo en la vida del ser humano, incluso más allá de la reproducción de la especie.
Con unos secundarios de lujo, que incluyen al sinvergüenza William H. Macy interpretando a un sacerdote, este largometraje tiene momentos de lujo, algunas escenas entre los actores principales que no tienen desperdicio, y otras de inesperada emoción. Tanto John Hawkes como Helen Hunt han sido nominados a los premios Globo de Oro por sus actuaciones, que, permítanme, son espectaculares. Como he dicho, no es nada fácil actuar boca arriba durante todo el film, hablando con escaso aire en los pulmones. Lo que hace este hombre es brillante, sin lugar a dudas, y se adueña de la pantalla. Helen Hunt, por su parte, hace una labor más física, más corporal, pero no le faltan a ella tampoco secuencias para lucirse. Merecido lo tiene, sabiendo que es una actriz con larga trayectoria, pero sin grandes producciones que la hagan explotar todo su talento.
En síntesis, pese a tocar un tema tan superfluo para muchos como el sexo (para otros es mucho más trascendente, pero no para todos), logra darle toda la profundidad que puede. Quizá no sea demasiada, y “Seis sesiones de sexo” sea recordada tan sólo por los senos de una de las actrices más populares del siglo pasado. Lo cierto, es que en su simplicidad, en las miradas, está la clave para hurgar en las emociones más genuinas, y comprender la insólita traslación del mundo alrededor de un personaje como O’Brien, no sé hasta qué punto un ejemplo de superación y perseverancia (eso lo juzgarán ustedes), pero sí un hombre que sabe más que nadie lo que quiere, y está dispuesto a pelear por ello con todos los medios que tiene a su alcance, por pocos que sean. Buen trabajo.
Puntuación: 6/10 (Buena)

3 comentarios:

Dante Martín (Criticón 5.1) dijo...

Y que bien tiene los senos la Hunt a pesar de sus arrugitas .
Como bien sabes yo le di un punto menos, pero me ha gustado tu no-comparativa con la peli de La Escafandra y la Mariposa.
Cuando salí del cine, la gente solo decía "Es que van de lo mismo"
Que error, ésta, como bien dices no se limita al dramón sino a buscar el punto ácido, "genitalmente" hablando.

Actuaciones geniales, y una pena por la no nominación de Hawkes

Manderly dijo...

A mi me ha gustado mucho. Trata los temas con respeto y logra una comedia entretenida y divertida.
Los tres actores están estupendos!
Además Helen Hunt ha sido nominada al Oscar como mejor actriz de reparto (también Hawkes debería haber sido nominado).
Saludos.

Jose castro dijo...

Excelente pelicula hermosisima helen hunt aborda el sexo con naturalidad como una profesional medica, una pelicula muy calida y con esperanza para todos, y jhon hawkes su interpretacion me parece natural y muy destacada