viernes, 1 de febrero de 2013

Siete psicópatas.


Crítica.
“Siete psicópatas” [“Seven psychopaths”, M. McDonagh – 2012]


Martin McDonagh, quien tal vez necesite presentación aunque no la merezca, sustituye la escasa imaginación de los guionistas actuales con un poco de materia. Son tiempos difíciles para un arte, o un negocio (será cuestión de perspectiva), demasiado enfocado en las prolongaciones, las adaptaciones y las remakes. Algo que no está mal, y es legal, pero no deja de ser duro para una audiencia que comienza a creer, realmente, que el cine se ha vuelto más de lo mismo, que ya no tiene historias para contar. Es ahí donde aparece el director y guionista mencionado, responsable de una de las mejores películas del 2008: “Escondidos en brujas”, protagonizada por Colin Farrell y Brendan Gleeson. El sujeto es capaz de mezclar humor negro y cínico, sangre y profundidad metafísica, para volverla ordenada y legible. Bueno, tal vez dé esa impresión. Demuestra que ha sabido apropiarse de un estilo, por el que posiblemente lo identifiquemos en unos años. Y lo más fantástico, es que el hecho de que su estilo prevalezca, no significa que su historia tenga que tratar de lo mismo. “Siete psicópatas” es muy distinta a su predecesora, estructuralmente más compleja, humanamente más sencilla, con un humor más tirado de los pelos, poco británico pero terriblemente delirante.
Con un elenco de lujo, entre los que destacan Woody Harrelson, Sam Rockwell y Christopher Waljen, narra la historia de un guionista adicto al alcohol, con cierto bloqueo mental, dispuesto a contar su propia historia sobre siete psicópatas. Para ello, recurre a anécdotas, casos preexistentes, invenciones y testimonios, que le ayudarán a crear un más acertado y minucioso perfil de los personajes. Sin embargo, su misma iniciativa lo irá volviendo el núcleo de un peligroso círculo de psicópatas reales, que girarán al ritmo de los ladridos de un perro. Si nos ponemos a pensar, todo lo que cuenta esta arriesgada comedia negra es una locura. De esas locuras que uno no puede imaginarse plasmadas en el cine. McDonagh se atreve. Utiliza dos planos narrativos, el de la ficción, y la ficción dentro de la ficción, colisionando casual o causalmente, dependiendo de las circunstancias. Los siete psicópatas escritos a mano son, en realidad, un reflejo de una realidad más cercana de lo que inicialmente puede imaginarse su protagonista. Aunque me siento extraño intentando describir algo que no tiene explicación: sólo debe verse cómo mágicamente se van concatenando los personajes y los acontecimientos.
La premisa es tan condenadamente buena como puede serlo la de “Looper: asesinos del futuro”, o cualquiera que busca en el fondo del baúl, a ver si puede encontrar una idea genial. La ejecución, sin embargo, no está a la altura. Motivos sobran. Primero: la introducción a los siete psicópatas es eterna, y uno espera que el tiempo prudencial tomado por el cineasta para hacerlo acabe recompensándonos con una explosión de clase, de esas que finalmente nunca llegan. Los efectos son negativos, y uno asiste al acto final con más desgana que interés. Segundo: uno puede ver excesivas influencias de otras películas, de otros estilos, de otros cineastas. “Siete psicópatas” es un mix entre “Underground” de Kusturica, “Ladrón de orquídeas” de Jonze, y cualquier otro ejemplar del cine negro de la década del 90. Ahora bien, si esto no es otra cosa sino una recolección de las mejores escenas de las mejores películas de las últimas dos décadas, ¿dónde está la identidad propia de McDonagh? ¿Acaso en la premisa? ¿Corresponde reconocer al autor por una buena idea, cuando en realidad, el desarrollo restante y su ingenio es objeto del trabajo (y del ingenio, claro) de otros? Tercero: el discurso da demasiadas vueltas, no es nada limpio, y es prácticamente imposible enumerar a los psicópatas (si es que lo son, verdaderamente), sin contar el truco del final, que es sorprendente como casi todo lo que sucede en el film, pero nada más que eso. Cuarto: ¿qué pasa con el vietnamita? Puedo pensar en centenares de resoluciones originales, pero ninguna más mediocre que la que finalmente tiene. Una dosis de cobardía para un sujeto que recuerda el cabo suelto tras el montaje final, y mete dedo como puede. En resumen, “Siete psicópatas” es una comedia negra divertidamente sangrienta, con momentos únicos, pero con más inteligencia que la que el propio cineasta puede dominar. Insiste cientos de veces con el cielo y el infierno, buscando ese aire filosófico de “Escondidos en brujas”, cuando sus antipáticos personajes (genialmente interpretados por sus simpáticos actores) son la décima parte de interesantes de lo que eran los perturbados asesinos a sueldo perdidos en Brujas.
Puntuación: 4/10 (Regular) 

4 comentarios:

daniel dijo...

Ultimamente el cine peca de eso, tener argumentos buenos pero malos desarrollos, y hay un montón de ejemplos de este mal.
Igual, le tengo ganas a este film, quizás por todo lo que se ha dicho alrededor de ella, y por supuesto que está el responsable de 'Escondidos en Brujas' :)

Un abrazo!

Alexia dijo...

Estoy de acuerdo con Dani,existen buenos argumentos y pésimos desarrollo en bastantes películas como 'Looper' y definitivamente 7 Psychos... la ví hace tiempo y no me gusto para nada... como tampoco me gustó tanto 'Escondidos en Brujas'... creo que es más porque no me gusta ese tipo de humor. Lo mejor:el perrito...Que lindo que es! Lo peor: tener semejante reparto y ser completamente olvidable al mismo tiempo.

Dialoguista dijo...

Concuerdo con Dani, y agrego: o genial dirección para historias de mierda. Faltan guiones buenos, dicen... nooo, no faltan (siempre habrá buenas historias), falta gente que las haga bien. Faltan directores que puedan meter mano a los guiones (que no digo que falten buenos directores, es distinto). Faltan directores y guionistas trabajando más en conjunto,también.
Me llevo esto que decís, tan importante, de cómo el espectador llega al acto final. Si es con desgana, algo anda mal, claro esta.
Saludos!!!

Anónimo dijo...

Madre del amor hermoso: El final del vietnamita mediocre dice.
Si se te ocurren montones de mejores resoluciones como afirmas sin que se te caiga la jeta, por favor, ve a Hollywood porque debes de ser un guionista superdotado por descubrir, de lo contrario, lo que dices es una de las mayores chorradas que he leído.