domingo, 26 de febrero de 2017

89ª entrega de los Premios Oscar - Segunda Parte (Favoritos)

Las preferidas del blog

Este año, la oferta de nominadas en la categoría reina asciende a nueve títulos. El sistema de votación permite un número cualquiera entre cinco y diez, aunque siempre suelen ser ocho o nueve las propuestas. De la selección no puede decirse demasiado. En principio, que es muy pobre en comparación con otras ediciones y, sobre todo, bastante floja dentro de un año cinematográfico que fue, hay que decirlo, muy bueno. Es, también, una selección cómoda y algo conservadora. La ausencia de títulos controversiales como Silencio, Jackie, Animales nocturnos, Christine o Elle ya advierte que un cine desafiante y difícil (para hacer y para ver) no tiene cabida en la premiación. Tal es así, que sólo Jackie cuenta con más de una candidatura (y casi por obligación: ignorar el trabajo superlativo de Portman o su diseño de vestuario habría sido una locura). Del resto, todas han conseguido una mención, excepto Christine, que brilla por su ausencia. A continuación, Una Locura de Película realiza un breve recorrido por los principales rubros, las producciones más destacadas, los artistas que deberían ganar esta noche y aquellos que nada tienen que hacer en el Kodak Theatre. Los listados siguen un orden preferencial. 



MEJOR PELÍCULA.

Los perfiles de las nominadas se repiten año tras año: títulos inspiradores que bregan por la aceptación y la igualdad, dramas bélicos rebosantes de patriotismo y sin un ápice de autocrítica, alguna que otra odisea lacrimógena sin escrúpulos, entre otros. El nivel es desparejo en estos nueve trabajos: mientras una mayoría se mantiene en un nivel promedio, hay algunos que se ubican bastante por debajo de la media. Manchester junto al mar, de Kenneth Lonergan, posiblemente sea la película americana del año. Es una obra de pequeñas proporciones, del estilo que, en la década del 80, habría tenido mayor reconocimiento. Un drama contenido, trágico, duro, filmado con admirable naturalismo, sin artificios, de manera precisa. La diferencia con el resto de las contendientes es demasiado amplia. Moonlight y La Llegada son trabajos estupendos, con puntos cuestionables, pero que dignifican la selección. Sin nada que perder es un thriller tragicómico a reivindicar, y que no podría haberse estrenado en mejor momento. En cuanto al título del año (porque lo es, le pese a quien le pese), La La Land, es un buen musical, ambicioso, y que, sin ser la obra maestra que sugieren sus catorce nominaciones (y que habrán de sugerir, muy probablemente, las diez o más estatuillas que se llevará en las próximas horas), es bastante disfrutable.

  1. Manchester junto al mar.
    Dir.: Kenneth Lonergan.
  2. Moonlight.
    Dir.: Barry Jenkins.
  3. La llegada.
    Dir.: Denis Villeneuve.
  4. Sin nada que perder.
    Dir.: David McKenzie.
  5. La La Land.
    Dir.: Damien Chazelle
  6. Talentos ocultos.
    Dir.: Theodore Melfi.
  7. Hasta el último hombre
    Dir.: Mel Gibson.
  8. Fences.
    Dir.: Denzel Washington.
  9. Un camino a casa.
    Dir.: Garth Davis.


MEJOR DIRECCIÓN.

El nivel de realización este año está por los cielos. Hay que decirlo. Cualquiera de los cinco trabajos merecen el premio. Mel Gibson regresa a la gran pantalla para quedarse y hace gala de un virtuosismo que pocos tienen. Barry Jenkins, una enorme promesa, convierte la típica propuesta de personajes marginales que la pasan mal (por su color de piel, su orientación sexual, sus adicciones... o por todo eso junto) en algo más elevado, cargado de lirismo. Quizá demasiado lirismo, pero funciona. Denis Villeneuve, por su parte, se ha convertido en uno de los directores extranjeros más respetados y rentables de la industria. Y merecido lo tiene. Su intervención en La Llegada es clave. Pero el duelo está entre Kenneth Lonergan y Damien Chazelle. Sus películas son prácticamente opuestas. Una es una tragedia grisácea de bajo vuelo que deja un buen sabor de boca; la otra, un rimbombante musical de alto vuelo que deja un regusto amargo. Ambos lo hacen muy bien. Pero hay dos factores que inclinan la balanza de Una Locura de Película hacia el director de Manchester junto al mar: primero, que es difícil lucirse detrás de las cámaras con un drama independiente como este y, sin embargo, lo logra; segundo, un plano durísimo del lugar al que se muda Casey Affleck después de un episodio central en su vida. La sutileza lo es todo en Manchester junto al mar, y el control de Lonergan sobre todos y cada uno de los elementos que componen el filme es incuestionable.

  1. Kenneth Lonergan – Manchester junto al mar.
  2. Damien Chazelle – La La Land.
  3. Denis Villeneuve – La llegada.
  4. Barry Jenkins – Moonlight.
  5. Mel Gibson – Hasta el último hombre.




MEJOR ACTOR.

Faltaron nombres ilustres en el quinteto, pero la elección de la Academia es bastante acertada. Viggo Mortensen compone a un sujeto entrañable, pero eso no es demasiado difícil (sobre todo con un libreto de las características de Capitán Fantástico). Andrew Garfield explora al menos dos caras (la de tonto enamorado y la de tipo bonachón que salva vidas en el campo de batalla), todo un logro para un intérprete de poca monta. Ryan Gosling mantiene el mismo rostro de siempre, pero su carisma es innegable y se roba unas cuantas sonrisas, además de exhibir un nivel de preparación para el personaje por encima del de su compañera de reparto. Casey Affleck realiza una interpretación soberbia, contenida, meticulosamente elaborada, prolija y sutil. La Academia adora los papeles explosivos (además de los retrasados mentales, los homosexuales, los negros y los personajes de biopics), de modo que al pequeño Affleck puede jugarle en contra esa predilección por los personajes que llaman la atención. Denzel Washington es uno de estos: no para de hablar, grita, maltrata, somete, es violento y despreciable, pero hay algo que genera empatía. Es difícil saber qué es. Son dos actuaciones majestuosas y cuesta decidirse por una.

  1. Casey Affleck – Manchester junto al mar.
  2. Denzel Washington – Fences.
  3. Ryan Gosling – La La Land.
  4. Andrew Garfield – Hasta el último hombre.
  5. Viggo Mortensen – Capitán Fantástico.


MEJOR ACTRIZ.

La selección fue decepcionante. No era el año ideal para que Meryl Streep alcanzara la vigésima nominación al Oscar (aunque tarde o temprano lo iba a lograr). Tampoco era el año de Emma Stone aunque, dado que protagoniza la película del año, no hace demasiado ruido su presencia. Eso sí: no hay que olvidar que los nombres que figuran en el listado dejaron afuera a Amy Adams, a Taraji P. Henson, a Sonia Braga, a Rebecca Hall. Y la lista sigue. Pero hay tres nombres que están por justicia. Uno de ellos es el de Isabelle Huppert, una leyenda del cine universal (porque decir europeo sería recortar demasiado), sin miedo a nada, en una comedia negra controvertida y compleja. El rostro rejuvenecido de Huppert y su espalda de gigante se cargan el peso de las ambigüedades y convierten a Elle en una obra maestra de la provocación. Pero, de nuevo, la Academia no suele inclinarse hacia personajes que manejen tan bien la sutileza. Para dar un ejemplo: Emma Stone tiene, en La La Land, una escena ridícula en la que baila como una loca, al costado de una piscina, y hace morisquetas ante la cámara. Es posible que la joven intérprete lo gane. Aunque la única que tiene derecho a derrotar a la francesa es Natalie Portman, quien encarna a la ex primera Dama de los Estados Unidos, viuda de Kennedy. Es cierto que uno siempre ve a la actriz de origen israelí “haciendo de...”, pero eso tampoco tiene nada de malo. Es una buena estrategia para comprender todo lo que se pone en juego en un biográfico de estas características, el trabajo (que, sí, puede parecer forzoso) con la voz y con los gestos. En el medio queda Ruth Negga, en un rol notable que, dentro de una obra un poco mejor, habría tenido mayor relevancia en la temporada de premios.

  1. Isabelle Huppert – Elle
  2. Natalie Portman – Jackie
  3. Ruth Negga – Loving
  4. Emma Stone – La La Land
  5. Meryl Streep – Florence Foster Jenkins




MEJOR ACTOR SECUNDARIO.

Quizá deba declararse desierto y ya. No es que los cinco lo hagan mal, pero una estatuilla le quedará grande a cualquiera. Lucas Hedges hace algo muy bonito, pero uno no deja de pensar que podría haberlo hecho cualquiera. Dev Patel trata de asimilar la pronunciación australiana y ofrece una buena actuación, aunque no demasiado destacable (gran parte de la población mundial cree que el niño hace una mejor actuación que él, y tal vez nunca haya actuado antes, ni vuelva a actuar en el resto de su vida). Jeff Bridges tiene los mejores diálogos de Sin nada que perder, pero... ¿cuántas veces se lo ha visto ya con el rostro duro y la voz ronca de cowboy texano? Uno pierde la cuenta, y es normal que eso ocurra. Mahershala Ali aparece sólo quince minutos, pero si lo que importa es la calidad, y no tanto la cantidad (pregúntenle a Judi Dench, que ganó un Oscar por una sola escena), entonces podrá decirse que lo hace bastante bien. A primera vista, parece una actuación sencilla. Pero en verdad, es difícil caer tan bien siendo un personaje que se le revela, al protagonista, tan negativo. Esa ambigüedad (el muchacho generoso que es, a la vez, un narcotraficante) amerita un trabajo sumamente cuidado, y sí, Ali lo logra. En cuanto a Michael Shannon, decir que es un maestro es quedarse corto, y tal vez deberían dárselo, aunque sólo sea por respeto. El último bastión de los animales nocturnos tiene rasgos psicopáticos, y Shannon se permite jugar un poco con todo eso. Pero al igual que Bridges, ¿cuántas veces ha hecho lo mismo ya?

  1. Mahershala Ali – Moonlight.
  2. Michael Shannon – Animales nocturnos.
  3. Jeff Bridges – Sin nada que perder.
  4. Dev Patel – Un camino a casa.
  5. Lucas Hedges – Manchester junto al mar.


MEJOR ACTRIZ SECUNDARIA.

Esta categoría se resuelve fácil. Viola Davis repite posturas (se sabe que es la actriz viva que mejor llora en Hollywood) y lo vuelve a hacer extraordinariamente bien. No hay razones para que no se lleve la estatuilla. Sus cuatro competidoras no hacen nada memorable. Michelle Williams tiene una escena fantástica en la que llora sin lágrimas y habla como si fuera a quedarse ahogada y a ponerse verde. Nicole Kidman se calza una peluca de payaso y finge que prefiere adoptar niños pobres, enfermos y abandonados antes que tener los propios. Octavia Spencer recicla su “hmm.. hmm”, inmortalizado en Historias cruzadas, y abre bien los ojos para volver a hacer lo que hace siempre. Y Naomie Harris interpreta a Mo'Nique, en Precious, pero sin vello en las axilas, y sin que le salga tan bien. Nada que agregar.

  1. Viola Davis – Fences.
  2. Naomie Harris – Moonlight.
  3. Michelle Williams – Manchester junto al mar.
  4. Nicole Kidman – Un camino a casa.
  5. Octavia Spencer – Talentos ocultos.


MEJOR GUIÓN ORIGINAL

El guión que Efthimis Filippou y Giorgos Lanthimos hicieron para Langosta es tan excéntrico y alocado que merece figurar en una categoría especial dedicada a libretistas con desequlibrios mentales y/o autores griegos. Hace que el libreto que un joven Chazelle escribiera, años atrás, para La La Land, parezca un garabato hecho por un bebé. Sin ofender. Después de todo, es mejor que el que escribió para Whiplash, tiene más aristas, pero no deja de ser demasiado simple en comparación con otros trabajos, como Sin nada que perder o Manchester junto al mar. Los diálogos, en un caso, y la construcción de personajes, en el otro, son puntos fuertes en estos trabajos. Finalmente, está 20th century women, que no ha sido vista ni estrenada hasta la fecha y que, por lo tanto, no será tenida en cuenta para el orden preferencial. 

  1. Langosta.
  2. Manchester junto al mar.
  3. Sin nada que perder.
  4. La La Land.
  5. 20th century women.


MEJOR GUIÓN ADAPTADO.

Si la categoría de realizadores estaba por los cielos, la de adaptadores está por los suelos. Fences posee un texto original magistral, pero la línea entre la adaptación, la transcripción y la fotocopia es demasiado delgada para que figure en el quinteto. El libreto de Un camino a casa es bochornoso, disperso, inverosímil y manipulador. Cuesta creer que cualquiera de estas dos películas haya dejado afuera a la adaptación que Tom Ford hace de Tres noches, la novela de Austin Wright. En cuanto a los otros tres trabajos, señalar que Talentos ocultos toma decisiones ingeniosas, Moonlight trata de hacer malabares con un segundo acto mil veces visto, y La Llegada no puede esquivar un solo tópico.

  1. Talentos ocultos.
  2. Moonlight.
  3. La llegada.
  4. Lion.
  5. Fences.




Preferencias en las categorías restantes.

MEJOR DISEÑO DE PRODUCCIÓN: Ave, César.
MEJOR DIRECCIÓN DE FOTOGRAFÍA: La La Land.
MEJOR MONTAJE: La La Land.
MEJOR DISEÑO DE VESTUARIO: Jackie.
MEJOR MAQUILLAJE Y PELUQUERÍA: Star Trek.
MEJORES EFECTOS VISUALES: Kubo y las cuerdas mágicas.
MEJOR CANCIÓN ORIGINAL: "City of Stars" – La La Land.
MEJOR BANDA SONORA ORIGINAL: Jackie.
MEJOR MEZCLA DE SONIDO: Hasta el último hombre.
MEJOR MONTAJE DE SONIDO: Hasta el último hombre.
MEJOR PELÍCULA ANIMADA: Zootopia.
MEJOR PELÍCULA EXTRANJERA: Toni Erdmann.



Recuento.
Manchester junto al mar (3) [Mejor película, mejor dirección, mejor actor]
La La Land (3) [Mejor dirección de fotografía, mejor montaje, mejor canción]
Jackie (2) [Mejor diseño de vestuario, mejor banda sonora original]
Hasta el último hombre (2) [Mejor montaje de sonido, mejor mezcla de sonido]
Ave, César, Star Trek, Kubo y las cuerdas mágicas, Zootopia, Toni Erdmann, Elle, Talentos ocultos, Moonlight, Fences, Langosta (1)